Procesos de construcción colectiva para una agenda común de la agricultura urbana y periurbana en Bolivia.

La agricultura urbana y periurbana (AUP) es un tipo de agricultura que desde la década de 1980 ha ido ganando importancia y ha adquirido nuevas características relacionadas tanto con la seguridad alimentaria, la calidad de los productos y la generación de empleo digno, como con la mejora de la calidad de vida, la educación ambiental, las relaciones sociales y la regeneración urbana. Sin embargo, esta importancia en la región todavía no está siendo suficientemente reconocida en ámbitos académicos e investigativos, y son escasas las investigaciones en cuanto a los impactos sociales, ambientales y económicos. Menos aún en cuanto a la experimentación y desarrollo de líneas investigativas en las universidades públicas, privadas y centros de investigación.

La agricultura urbana y periurbana en Bolivia se viene dando de forma espontánea paralelamente a la migración del campo a la ciudad. Como resultado de esas iniciativas y de esta vocación natural para la agricultura urbana, la ciudad cuenta con una red de huertos familiares liderados por agricultoras urbanas altamente capacitadas y que ofrece alimentos frescos y limpios a ambas ciudades, La Paz y El Alto.

Además de la experiencia de El Alto, encontramos también redes de agricultoras y agricultores urbanos y periurbanos en diversos municipios del país. Algunos de ellos fomentados por la FAO en colaboración con la municipalidad, como es el caso de Sucre, otros autogestionados, como es el caso del colectivo Llajta Cultiva en Cochabamba. Otros municipios están en proceso de fomento a la AUP, como es el caso de Rurrenabaque, Achocalla y Viacha a través del Programa Nacional de Agricultura Urbana y Periurbana (PNAUP), que corresponde al Viceministerio de la Micro y Pequeña Empresa del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.

Pese a que tengamos en Bolivia un Programa Nacional de AUP y que en algunos municipios tengamos leyes de fomento a la seguridad alimentaria o específicas para el fomento a la AUP, como es el caso de El Alto, no contamos todavía con información exacta sobre el aporte de esta agricultura en términos de volumen y calidad de los alimentos ofrecidos a las urbes. Tampoco contamos con investigaciones específicas que nos ayuden a entender los procesos relacionados a costos de producción por unidad productiva, impacto de la AUP en la realidad del trabajo infantil, en el cambio de patrón de violencia intrafamiliar etc.

En resumen, pese a que los estudios agrarios y campesinos sean ampliamente objeto de las líneas de investigación basadas en el desarrollo rural, no contamos con conocimiento producido sobre sistemas productivos resultantes de la hibridación entre lo rural y lo urbano en cuanto características geográficas y socio-culturales.

En este sentido una alianza estratégica entre academia, productores, consumidores, universidades y centros de investigación se muestra como una necesidad imperante, para que organizaciones de sociedad civil empoderadas de procesos activos hacia el cambio de patrón de consumo y de sistema agroalimentario podamos acceder a instrumentos con base técnica y así tener capacidad de incidencia política.

Los planteamientos alrededor de tecnologías de producción; organizacionales; nuevas posibilidades y cuellos de botella para el acceso a mercados; equilibrios entre productos agrícolas provenientes del espacio rural y del urbano para acceso a mercados justos, entre otros puntos. En términos académicos la agricultura urbana también enfrenta una fuerte resistencia en Bolivia, por la falta de reconocimiento de las carreras de agronomía a ese sistema productivo como posible herramienta para la erradicación de la pobreza urbana y de creación de resiliencia en términos de cambio climático y seguridad alimentaria para los espacios urbanos.

En suma, son inmensos los desafíos que enfrentamos, en Bolivia, en términos de relación entre práctica de la agricultura urbana ecológica, la gestión de la misma y generación de conocimiento desde el ámbito técnico y académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *